Te explicamos cómo mezclar el mortero como los profesionales

Te explicamos cómo mezclar el mortero como los profesionales

La profesión de albañil es una de las más demandadas y más completas del sector de la construcción. Hoy te enseñamos a mezclar el mortero como los profesionales.

Si ya trabajas como albañil o estás pensando en hacerlo, sabrás que realizar alguno de nuestros cursos es imprescindible para poder ejercer tu profesión. Apúntate a nuestro curso PRL 20 horas online y aprende a desempeñar tu trabajo con total seguridad.

 

Cómo mezclar el mortero como un albañil profesional

Este proceso es uno de los más básicos dentro de la profesión de albañilería, es casi una técnica sagrada. Y es que esta mezcla es fundamental para proporcionar solidez y sujeción a muros de ladrillo, bloques de hormigón, celosías…

El mortero es una argamasa de cemento mezclado con arena y agua. Constituye uno de los aglomerados más estables y de mayor resistencia que encontramos en albañilería.

Son muchos los profesionales de este sector que pasan por nuestro centro para obtener su tarjeta TPC y formarse en protección de riesgos laborales. Todas estas personas saben la importancia que tiene conocer a fondo un trabajo para poder desempeñarlo con tranquilidad y seguridad. Por eso hoy hemos decidido explicarte cómo se elabora esta mezcla casi sagrada de la albañilería.

 

Pasos para mezclar mortero con seguridad

Lo primero que necesitarás son los siguientes elementos e ingredientes:

  • Una carretilla
  • Una pala
  • Un recipiente para medir
  • Un saco de cemento
  • Arena para cemento
  • Agua

La fórmula mágica del mortero es más o menos universal:

  • 4 partes de arena + 1 parte de cemento + 1 parte de agua

Sin embargo, cada profesional tiene sus gustos y manías, por lo que estas cantidades pueden variar ligeramente. No obstante, el paquete de cemento que usemos siempre indicará las proporciones recomendadas.

 

¿Y ahora, qué?

Llega el momento más importante: mezclar. La verdad es que, salvando las distancias, la albañilería puede llegar a parecerse bastante a la cocina en muchos de sus procesos, ¿verdad?

Lo más importante ahora es que elijas la superficie sobre la que vas a preparar el mortero:

  • Puedes hacerlo en el suelo, protegiéndolo con una lona suficientemente grande y a prueba de fugas
  • También puedes utilizar un cubo dependiendo de sus dimensiones y de la cantidad que necesites obtener
  • La carretilla es una buena lección, pues te permitirá trasladar la mezcla cómodamente a donde tengas que aplicarla

La parte crucial que determinará el éxito de la mezcla es la siguiente: el agujero. Sí, como lo oyes.

Debes abrir un hueco en el centro del montón e ir vertiendo el agua de manera gradual, batiendo al mismo tiempo. Con cuidado, suavemente.

  • Si la cantidad es muy grande, ayúdate de una pala.
  • Si es pequeña, bastará con una paleta.

Si la arena es demasiado seca y endurece mucho la mezcla, añade un poco más de agua. Tienes que lograr un material untuoso pero moldeable sin exceso de agua.

El punto óptimo es aquel en que, si pones un poco de motero en la paleta y le das la vuelta, no cae al suelo.

Recuerda que tras mezclar el mortero, podrás utilizarlo durante aproximadamente una hora antes de que se fragüe por completo y quede inservible. 

¿A que no parece tan difícil? Por supuesto es cuestión de práctica y de poder hacerlo en un entorno seguro y libre de riesgos como el que aprenderás a crear gracias a nuestra formación. ¿Te unes?

  • Teléfono fijo 916170423
  • Móvil: 630292516
  • Correo info@prevencion.com
Related Posts