¿Qué son los aparatos elevadores?

¿Qué son los aparatos elevadores?

Existen varios tipos de aparatos elevadores, todos ellos manejables por profesionales de la construcción autorizados. En este artículo te explicamos qué y cuáles son los diferentes aparatos de este tipo.

Si además quieres acreditarte como operario para manejarlos, consulta nuestro curso PRL de 20 horas online, el curso por el cual obtienes la tarjeta TPC que te permite trabajar en el sector de la construcción.

 

Aparatos elevadores, ¿cuáles son?

Los aparatos elevadores son aquellos que sirven para elevar, desplazar y depositar cargas de cualquier tipo.

Existen numerosos equipos de trabajo que se emplean para la elevación y manutención de cargas en construcción, aunque podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

  1. Los que, además de elevar, desplazan la carga: grúa torre, grúa móvil autopropulsada, grúa autocargante, carretilla elevadora, manipuladora telescópica, transpaleta.
  2. Los que solamente elevan cargas: cabrestante mecánico o maquinillo, montacargas, elevador de personas y cargas, poleas, polipastos, tornos, cabrestantes, trípodes y cabrias.

 

¿Qué riesgo supone trabajar con estos aparatos?

Como todo trabajo de construcción comporta unos riesgos que debemos conocer con el fin de evitarlos. Los más comunes son:

  • Caídas al mismo nivel
  • Caídas a distinto nivel
  • Vuelco del equipo
  • Caída de materiales sobre personas o bienes
  • Golpes, choques o atrapamientos del operario o de la propia plataforma
  • Contacto eléctrico directo o indirecto
  • Incendio o explosión

La normativa española que regula la seguridad en la utilización de aparatos elevadores para la construcción establece cuáles son las normas de seguridad que deben cumplir los aparatos elevadores en las obras de construcción en España. 

También regula las obligaciones del fabricante, su instalación, uso, mantenimiento, reparación y verificación. 

El objetivo es garantizar la seguridad de los propios equipos y de los trabajadores que los utilizan.

Para poder ejercer en este sector, es necesaria la obtención de la tarjeta TPC que puedes conseguir formándote con nosotros.

 

Sanciones al no cumplir la normativa

Lógicamente, cuando las leyes no se cumplen, la empresa y los trabajadores se exponen a obtener una sanción por parte de las autoridades competentes.

Estas son las consecuencias de no cumplir la normativa:

  • Multas económicas que varían según la gravedad del incumplimiento y del riesgo para la seguridad de los trabajadores.
  • En los casos más graves, la empresa puede ser sancionada también con la paralización de las obras hasta que se solucione dicho problema de seguridad.
  • Los directivos y jefes de la empresa pueden ser responsabilizados penalmente hasta con penas de prisión, además de las multas económicas, en caso de que el incumplimiento de la normativa haya provocado un accidente laboral.

Por lo tanto, evaluar los riesgos, formarse y capacitarse para trabajar con los aparatos elevadores, así como realizar inspecciones periódicas de los equipos para garantizar su buen estado, señalizar correctamente las obras y hacer las reparaciones pertinentes antes de continuar con la obra, son los pasos básicos para evitar riesgos innecesarios y accidentes.

Related Posts