Conoce los tipos de procesamiento de metales que existen

Conoce los tipos de procesamiento de metales que existen

Los metales están presentes en multitud de aplicaciones del día a día. Hoy te explicamos qué tipos de procesamiento de metales existen y qué se consigue con cada uno de ellos.

Si trabajas en el sector de la construcción, sabrás que es imprescindible la obtención de la tarjeta TPC. Para conseguirla te recomendamos formarte en nuestro curso PRL de 60 horas en construcción en cualquiera de las especialidades del sector.

 

Tipos de procesamiento de metales: cuáles son y para qué sirven

Vivimos rodeados de metal: los electrodomésticos, las sillas, el sofá, la iluminación de las calles, las paradas de autobús, el material médico… Este elemento forma parte de nuestro día a día sin que reparemos en ello.

El procesamiento de los metales es parte imprescindible de nuestras vidas, pues sin él no podríamos fabricar ninguna de las aplicaciones anteriores.

No debemos confundirlo con la fabricación en sí, ni con el mecanizado. El procesado parte de una pieza metálica en bruto que, antes de ensamblarse, pasa por una planta donde se transforma según los requisitos del producto final.

Los distintos tipos de procesamiento de metales más comunes son:

  • Corte: se lleva a cabo cuando el metal no tiene todavía ninguna forma concreta. Para ello se utilizan sierras cintas o radiales, láseres o maquinaria de alta tecnología.
  • Plegado: es un proceso complejo que consiste en deformar plásticamente el metal para conseguir un ángulo determinado.
  • Soldado: es uno de los procesos más populares de la industria del metal y la construcción. Consiste en unir dos piezas metálicas tras la fusión del material y la aplicación de un material de relleno. A este se le conoce como baño de soldadura y se endurece al enfriarse consiguiendo el resultado deseado.
  • Mecanizado: este proceso le da forma al metal eliminando partes del mismo arrancando viruta.
  • Cizallado: es un tipo de mecanizado, ya que también se produce viruta. Consiste en reducir láminas de metal de grandes dimensiones en trozos más pequeños para poder procesarlos cómodamente.
  • Estampado o marcado: es un proceso similar al del grabado artístico, pues consiste en realizar punciones sin agujerear el metal para formar letras o estampaciones. Un buen ejemplo son las monedas.
  • Fundición: es el procesamiento de metales más antiguo. El metal se funde, se vierte en un molde y se deja enfriar. Normalmente va seguido del plegado, corte o estampado.

 

Son varios los tipos de metal que pueden someterse a estos procesamientos:

  • Metal plano: según su grosor se clasifican en hoja, lámina o placa.
  • Alambre: su aplicación más común es la soldadura. Se trata de un hilo presentado en carrete.
  • Perfil metálico: son piezas con una forma específica, normalmente de T, Z,  cuadrada, rectangular o de barra sólida. Esta última se utiliza mucho en construcción.

 

Ahora que ya conoces los tipos de procesamiento de metales, no esperes para unirte a nuestros cursos y obtener la tarjeta que te acredita para trabajar en construcción.

  • Teléfono fijo 916170423
  • Móvil: 630292516
  • Correo: info@prevencion.com
Related Posts